COMUNICADO DEL PRESIDENTE DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE COLOMBIA SOBRE LA ADOPCIÓN DE MENORES DE EDAD POR PAREJAS CONFORMADAS POR PERSONAS DEL MISMO SEXO.

17 de Enero 2015
COMUNICADO DEL PRESIDENTE DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE COLOMBIA SOBRE LA ADOPCIÓN DE MENORES DE EDAD POR PAREJAS CONFORMADAS POR PERSONAS DEL MISMO SEXO.
A+ A-

Por tratarse de un asunto que se esta tocando nuevamente, nos permitimos dar a conocer el documento de la CEC.  Es un tema importante que no podemos dejar pasar por alto. 

1. En próximos días, la Corte Constitucional proferirá sentencia sobre la adopción de menores por parejas conformadas por personas del mismo sexo. Ante tal circunstancia, la Conferencia Episcopal de Colombia quiere reafirmar su posición para iluminar el debate abierto y democrático sobre esta delicada materia.

2. En primer lugar, es necesario evidenciar que la Iglesia Católica en Colombia está profundamente interesada en que sean reconocidos y tutelados los legítimos derechos de todos los ciudadanos, sin discriminación alguna. Con amor de madre, la Iglesia acoge a todos los hombres y mujeres, sea cual sea su condición, consciente de que, con independencia de su orientación e incluso del comportamiento sexual, toda persona goza de la misma dignidad ante Dios y ante el Estado.

3. Es precisamente por respeto a esa dignidad, de la que emanan todos los derechos fundamentales de la persona, que la Iglesia Católica se opone a que los niños y niñas puedan ser confiados en adopción a parejas conformadas por personas del mismo sexo. En efecto, es necesario tutelar, prioritariamente, la integridad física, psicológica y moral de los menores de edad. Ese es un deber inexcusable, que las instituciones del Estado deben asumir con responsabilidad e independencia frente a la creciente influencia de la ideología de género y las presiones de algunos medios de comunicación y grupos de interés.

4. La adopción, en el derecho internacional y en nuestra legislación, es considerada como una medida de protección al menor (cf. art. 61, Código de la Infancia) y nunca como un "derecho" de los adoptantes, sean éstos homosexuales o no. Plantear jurídicamente la cuestión como un "problema de discriminación", supone hacer pasar por encima de los derechos prevalentes del menor, las reivindicaciones de quienes desean adoptar.

5. Los menores de edad tienen derecho a una familia, fundada en el amor y el compromiso entre un hombre y una mujer. Este es el principio que, con total evidencia, fue acogido en el artículo 42 de la Constitución Nacional y que impregna todo nuestro ordenamiento jurídico. Ordenamiento, que debe ser tutelado por todas las instituciones del Estado y de modo particular por la Corte Constitucional, que no está capacitada para legislar o para modificar los preceptos constitucionales. No hay lugar a interpretaciones equívocas: los niños y niñas tienen derecho a nacer, educarse y desarrollarse integralmente en el seno de una familia conformada por un padre y una madre, de sexos biológicamente distintos y complementarios.

6. Es deber del Estado Social de Derecho reconocer los valores éticos y sociales de sus ciudadanos. Para tomar una decisión tan importante como la que atañe ahora a la Corte Constitucional, es necesario que se tenga presente y se valore suficientemente el hecho de que la inmensa mayoría de los colombianos se hayan manifestado contrarios a la adopción de menores por parte de parejas del mismo sexo. Precisamente por ello, la Iglesia considera que discusiones como la adopción de menores, y otras de ese tipo, deberían ser afrontadas en espacios políticos más abiertos a la sana discusión de ideas y más representativos de los ideales democráticos del pueblo colombiano. La Corte Constitucional, en efecto, no puede suplantar las funciones que corresponden a otros poderes del Estado, desconociendo así el principio de participación ciudadana que sustenta nuestra democracia.

7. Además, es necesario tener presente que existen serias investigaciones que ponen en evidencia dudas y reservas sobre la idoneidad de las parejas homosexuales para brindar a los menores de edad un adecuado espacio de desarrollo psicoafectivo y de integración social. Tales estudios deben ser tenidos en cuenta a la hora de tomar decisiones que podrían afectar el bienestar de nuestros niños y niñas.

8. La Iglesia Católica en Colombia, espera que los magistrados de la Corte Constitucional tomen una decisión plenamente conforme a los valores ciudadanos y constitucionales, que fundan y enriquecen la convivencia de nuestra Nación. Dada, sin embargo, la incertidumbre, es necesario mantenerse vigilantes y atentos, prontos a defender la naturaleza auténtica de la familia y los derechos de los menores de edad, para que sean eficazmente tutelados por todas las instituciones del Estado.


Cardenal RUBÉN SALAZAR GÓMEZ
Arzobispo de Bogotá y Primado de Colombia
Presidente de la Conferencia Episcopal

Bogotá, Noviembre 18 de 2013

 

 

Instagram Te invitamos a que te unas a nuestro perfil en Facebook. Entérate de nuestras actividades parroquiales, noticias y artículos de interés, comparte tus experiencias. Búscanos y da un clik aquí, en PARROQUIA SANTO DOMINGO SAVIO

Fuente: C.E.C.

Desarrollo por San Pablo Multimedia