Historia de la Parroquia

Alrededor del año 1963, comenzaron a desarrollarse las urbanizaciones: Pasadena, Estoril, Asmedas y Santa Margarita. Poco a poco se fueron consolidando las comunidades de vecinos por las necesidades e intereses afines. Indudablemente entre las necesidades básicas apremiantes estaba la de tener donde comprar alimentos de afán, como en la tienda “Don Josué” y las medicinas donde don Gonzalo Landazabal, el dueño de la primera droguería. La dicha no podía ser completa, si no encontraban donde saciar su necesidad de fortalecimiento espiritual. Por eso varias familias, entre las que se recuerda: la familia Cifuentes, Gerlein, Duque, Rubio, Roa, Collins, decidieron reunirse cada domingo en el garaje de la familia Gerlein y posteriormente en el que es hoy parque contiguo al temploRecreacióno parroquial, para celebrar la misa campal. Hasta entonces estos predios hacían parte de la Parroquia San Luis Beltrán (Barrio El Polo)


El Arzobispo de Bogotá Monseñor Anibal Muñoz Duque, mediante Decreto N° 43, del 23 de noviembre de 1968 fundó canónicamente la parroquia, bajo el patrocinio de Santo Domingo Savio.


TERRENO PARA LA CONSTRUCCIÓN
El terreno donde se construyó el centro parroquial pertenecía a la Comunidad Salesiana, que había proyectado construir un plantel educativo. Sin embargo, la misericordia divina permitió que el proyecto de la parroquia se cristalizara primero.
Fue así como, por Escritura Pública N° 1508, del 26 de abril de 1968, de la Notaría Novena de Bogotá, el sacerdote Rodrigo Díaz, en representación de la Comunidad Salesiana vendió a la Arquidiócesis de Bogotá un lote de 3500 varas cuadradas por la suma de $140.000
La construcción del templo se hizo con base en el diseño arquitectónico presentado por el sobrino de nuestro vecino Joaquín Bernal. Como datos curiosos anotamos la donación que hizo Hernando Cifuentes G. de la campana que aún está en uso y la obsequiada por Roberto Gerlein para la celebración Eucarística.


PRIMERA JUNTA PRO-TEMPLO
Quedó constituída por: Lázaro Duque, a su vez, presidente de la Defensa Civil, Roberto Gerlein, quien fue tesorero varios años, Alfonso Sierra, Gonzalo Patiño, Guillermo Rubio y Roberto Collins.

CONSTRUCCIÓN DEL TEMPLO. 

A comienzo de los años 70 se consiguieron las bancas grandes del templo, las mismas que hoy se encuentran en uso. 

Las paredes eran blancas y no había vitrales. Lo que hoy es el salón parroquial era una pequeña sacristía, la campana estaba ubicada en el andén, sostenida en dos postes. 

En el año de 1980 el P. Arbeláez inició una recolecta entre las personas interesadas en hacer donaciones para la compra de los vitrales de la parroquia, el pórtico y la obra de la espadaña en donde hoy se encuentra la campana, pues siguiendo los consejos del Arquitecto Max Grossmann, las proporciones del templo no permitían la construcción de un campanario como tal. 

Las únicas imágenes que se tenían por aquel entonces eran las estaciones del Vía Crucis en recuadros (cambiados en la época del P. William Eduardo Castro), un crucifijo que colgaba al frente del sagrario )hoy ubicado en el salón parroquial) y dos estatuas, una de  la Virgen María y otra de San José con el niño en brazos.

El 9 de septiembre de 1984 se inauguró la estatua de Santo Domingo Savio que se encuentra a la entrada del templo. La obra fue realizada por el Maestro Enrique Murillo y la ceremonia fue presidida por P. Jaime Rodríguez, sacerdote Saleciano. En el año de 1985 se iniciaron las obras del primer parqueadero. 

 

NUESTROS PÁRROCOS

Hemos contado con los siguientes párrocos:

- P. Benjamín Tobos, de enero de 1969 a febrero de 1973. Con decisión emprendió la construcción del templo y de la casa cural. Para esto, organizó, con la participación entusiasta de los vecinos diversas actividades, tales como bazares, bingos, carreras de obstáculos, concursos de observación, para obtener los recursos económicos necesarios.

- P. Germán Rojas, de abril de 1973 a enero de 1979. 

- P. Ernesto Arbeláez, de marzo de 1979 hasta marzo de 2002. Dejó una profunda huella en quienes lo conocieron. Se le ha descrito como una persona muy humilde y sencilla que llevó a la práctica la ayuda a los más pobres y necesitados, recordando con especial cariño aquella vez que le regaló los zapatos que tenia puestos a una persona que encontró por la calle y siguió su camino en medias.                               

Era frecuente en él obsequiar los regalos que la feligresía le hacía, porque siempre había alguien con grandes necesidades, situación que para él no podía pasar desapercibida. Conocía a las familias del lugar y regalaba dulces a los niños. Sus homilías, escritas de su puño y letra, eran muy profundas, hasta tal punto que varias personas le pidieron que se las regalaran.

Melómano impresionante, a pesar de su sordera. Tenía  una colección de aparatos, todos ellos relacionados con el sonido, que iniciaba desde rollos y cajas de música del S. XVII hasta reproductores de CD.  Su conocimiento de la música era amplio, llegando incluso a colaborar en  un programa de radio.

Murió el 13 de septiembre del 2008. El periodista  Gustavo Gómez, de Caracol Radio, le rindió un homenaje titulado “La muerte de un hombre bueno. Obituario del sacerdote Ernesto Arbeláez, fallecido este fin de semana en Transmilenio.”

 - Mons. Teófilo Tobar Jiménez, de abril de 2002 hasta enero de 2009. Como párroco se caracterizó por el impulso que dió a la vida cristiana de la comunidad y el crecimiento espiritual, por medio de las diferentes pastorales y promoviendo la solidaridad en obras sociales a favor de los necesitados. 

Realizó cambios y reforzamiento en la casa cural, trasladó de lugar la sacristía, construyó el salón parroquial, el despacho y la secretaría, obras para la canalización de aguas, el cerramiento de la parroquia,  amplió el parqueadero y cambió el piso de la entrada del templo para dejar la imagen de un crismón.

Promovió activamente la participación de los laicos en las labores de evangelización y colaboración con la parroquia. Durante su período hubo diversas pastorales (Comunicación, Evangelización, Familia, Liturgia y Oración, Social y Ministros Extraordinarios de la Comunión), grupo juvenil, Lectio Divina y de oración. Durante su gestión se contó con la presencia de varios seminaristas quienes acudían a la parroquia como parte de su formación. Para los niños realizó una catequesis especial durante las eucaristías en el salón parroquial, sin dejar a un lado las preparaciones para primera comunión y confirmación.

Animó a la comunidad para que cantara e hiciera parte de las Eucaristías y demás actos litúrgicos, valiéndose de la creación de los cancioneros y el uso del videobeam.  Formó conciencia de ayuda social y los parroquianos organizaron sus esfuerzos para apoyar a FAMIG por medio de donaciones mensuales, bingos, chocolatadas, compra de los productos que fabricaban los migrantes, etc.

Su facilidad de comunicación y motivación hicieron que se formara una comunidad más fuerte y unida, pues escuchaba a la gente y apoyaba las diversas propuestas que le hacían, entre ellas retiros, talleres de oración, cursos de formación,  bazares de integración, actividades recreativas, el periódico “Enlace” y la primera página web de Santo Domingo Savio, la cual dio paso en el 2008 a la actual.

 

- P. Germán Isaza Vélez, de enero de 2009 hasta noviembre de 2010.

Sacerdote con una amplia cultura general, amante de la lectura. Sus homilías se caracterizaron por ser concretas y profundas  que invitaban a la reflexión.

Teniendo en c